Cuida tu piel como nunca este verano


Share Button

Al llegar el verano y las vacaciones, todas estamos listas para ir a la playa y disfrutar el mar, pero por sobretodo: Tomar sol y lucir un gran bronceado.

 

Si, el sol ayuda ya que es fuente de Vitamina D y con la que a su vez se asimila el calcio en la alimentación, pero como ya saben, todo en exceso hace daño y esta no es una excepción. Si te excedes con el sol, tu salud corre peligro.

 

El cáncer de piel es cada vez más frecuente, así que es hora de tomar precauciones. A continuación, unos consejos para mantenerte sana y bronceada al mismo tiempo.

 

¿Cómo proteger tu piel en verano?

 

- La humedad de la piel se pierde con mas velocidad en el verano, por lo que tener un spray con agua y echártelo a medida que te bronceas es fundamental.

 

- La crema solar es indispensable y prácticamente una obligación al ir a la playa. Si estamos tomando sol después de mucho tiempo, el factor solar del bronceador debe ser alto. A medida que nuestra piel se va defendiendo (y tomando color) podremos bajar el factor.

 

- Las horas críticas son las comprendidas entre las 12:00 y las 15:00. Evita exponerte al sol durante este periodo ya que el sol afectaría la piel con mucha más fuerza y hasta puede provocar una insolación.

 

- Para los bebés es aconsejable que no tomen el sol en su primer año de vida y a partir de los seis meses ya se les aplique crema solar.

 

- Aplícate crema hidratante en la cara y protector labial antes de salir de casa y no uses mucho jabón en la cara y cuello. La crema es mejor aplicarla cuando el cuerpo aún está húmedo después de la ducha.

 

- Del mismo modo, las manos también necesitan protección y el agua caliente les afecta por igual. Así que es mejor utilizar guantes de goma para lavar los platos, por ejemplo.

 

 

 

 

Las Vitaminas que cuidan mi piel en verano

 

Vitamina A: Tiene un efecto protector antioxidante. Es necesario comer en abundancia frutas con colores brillantes y verduras como las zanahorias, así como tomates y pimientos rojos.

 

- Vitamina B: Ayuda a mantener una piel sana. Comidas como semillas, frutos secos, legumbres, productos lácteos, huevos, verduras de hoja e hígado.

 

- Vitamina C: Esencial para la reparación general de la piel, con la ayuda de fruta y verduras (sobretodo las cítricas).

 

- Vitamina E: También es antioxidante. Se encuentra en cereales, aceites vegetales, nueces y almendras.

 

- Selenio: El selenio trabaja con las vitaminas C y E. Ayuda a mantener la piel fuerte y sana. Búscala en las melazas, almejas, anacardos, hígado, champiñones y pollo.

 

- Zinc: Se encuentra en las sardinas, el marisco, carne de vaca, queso, frutos secos, huevos, pollo y todo tipo de cereales. Es también fundamental para el crecimiento y la reparación, fomentando una tez más clara.

 

Y por último y nunca menos importante: BEBE MUCHA AGUA. El agua es hidratación y por ende piel hidratada. Dos litros al día de manera religiosa. Es lo básico, lo principal y nunca falla.

Share Button
Otros Artiículos