El orden en tu vida empieza por fuera (Parte 2) – Por Leily Díazmacip Salazar


Share Button

… Algo que seguramente llenará la mayor bolsa de basura serán tickets y estados de cuenta, piensa que la tarea no será tan difícil y romper papeles siempre resulta desestresante.

 

Toma en cuenta que al realizar limpieza y organizar desde un cajón hasta una habitación o una casa, pondrás en juego las siguientes habilidades:

-          Desprendimiento: que consiste en hacer un uso adecuado de nuestros recursos  y aprender a ponerlos al servicio de los demás, considerando la importancia que le damos a las cosas.

-          Desapego: que implica hacernos conscientes de que cada uno de nosotros es responsable de sí mismo y de sus propios problemas. Implica también dejar de tener miedo de perder objetos o personas, mirando las cosas con mayor generosidad y consciencia.

 

Quizás la frase que mejor resume lo que hemos dicho hasta el momento es “perder para ganar”, pues al “liberarnos” de objetos u obligaciones que no son nuestras podemos seguir avanzando y tomando el control de nuestras vidas, por lo que si te cuesta trabajo comenzar a clasificar, y el apartado de objetos que conservas sigue siendo muy grande puedes plantearte las siguientes preguntas:

-          ¿Qué me aporta cierto objeto?

-          ¿En qué me ayuda tener tantas cosas que no uso?

-          ¿En qué puedo utilizar mi tiempo libre que no implique gastar dinero?

-          ¿Qué cosas me provocan felicidad que no implique realizar una compra?

-          ¿Qué cosas pueden servir a alguien más, por ejemplo la ropa?

-          ¿Lo que estoy haciendo, comprando, guardando, me ayuda a cumplir mis sueños?

-          ¿A quién pertenece lo que estoy guardando?

 

Reflexiona sobre estas preguntas y regresa a la bolsa de lo que pensabas a conservar  y reclasifícala: 

Localiza para aquellos objetos que sean útiles aún alguna asociación, o fundación que pueda ponerlos a disposición de personas que de verdad lo utilizaran.

Toda la basura que pueda reciclarse puedes reunirla y llevarla a vender a un centro de reciclaje y obtener un ingreso extra (papel, plástico PET, aluminio, cartón, metal, pilas y baterías, vidrio, textiles).

Dentro de lo que hayas decidido conservar organiza, y coloca en lugares especiales y que puedas ver a diario aquellas cosas especiales como fotografías, a un segundo grupo de objetos dales vida de un año, si no los utilizas en ese periodo deséchalos, dónalos o recíclalos.

 

Al realizar estas tareas notarás que habrá más espacio no solo físicamente sino también a nivel emocional y mental, ya no te preocupará abrir una armario y que todo pueda caer sobre ti, no tendrás miedo de que alguien abra uno de tus cajones o visite tu casa y observe el desorden, tardarás menos en realizar labores cotidianas como la limpieza dándote espacios físicos y de tiempo para estar contigo mismo y disfrutar de tu hogar.

 

Poco a poco irás notando que estarás haciendo lo mismo con pensamientos y emociones inútiles, reservando y permitiéndote solo aquello que te ayude a construirte y dándole el lugar adecuado no solo a los objetos sino también a las personas.

 

En algunas ocasiones será necesario que alguien te ayude a realizar estas preguntas y a reorganizar tu espacio, si tienes dudas sobre el tema escríbeme me encantará leerte:  leily.diazmacip@gmail.com

 

Por Leily Díazmacip Salazar

Share Button
Otros Artiículos