¿Feminismo?, ¿Machismo? He ahí la cuestión


Share Button

Por muchos miles de años, las mujeres hemos estado luchando por un lugar en la sociedad que consideramos machista y, dentro de esa lucha, hemos pasado por diferentes etapas para poder llegar incluso hoy a contar con una candidata mujer a la presidencia de la República que, si bien no es la primera, si es una opción viable.

 

Sin embargo, dentro de esa lucha por un lugar en la sociedad machista quizá nos hemos olvidado a veces de lo que realmente es ser mujer y hemos querido convertirnos en hombres, queriendo ser “independientes”. Y no hay nada de malo en ser independientes, pero fíjate si no muchas veces hemos querido anular al hombre o pasar por encima de él o enseñarle una lección o demostrarle que nosotras podemos igual o más que ellos, alimentado quizá una distancia entre nosotros, la violencia, etc.

 

Y sé que hay infinidad de argumentos por los que podríamos pasar de uno y de otro lado, de porqué cada sexo tiene su razón y podríamos quizá llegar a darle la razón a los dos sin llegar a ninguna conciliación y yo me pregunto, ¿esa lucha era para separarnos o para acercarnos?

 

Yo creo que esa lucha era para acercarnos y que la equidad de género puede llegar a ser peligrosamente separatista si no la aplicamos desde el corazón de nosotras las mujeres que es lo que realmente nos hace mujeres, nuestro corazón, nuestra capacidad de compasión, nuestra capacidad de conciliación, de crear paz.

 

Entonces ¿qué hacemos?, ¿no defendemos nuestros derechos?, ¿no luchamos por nuestro lugar?, ¿nos volvemos a someter? ¡NOOOOOO!!! De ninguna manera, pero, ¿qué pasaría si en la equidad de género lucháramos por NOSOTROS, en lugar de por NOSOTRAS y sembráramos semillas de conciliación?, ¿qué pasaría si en lugar de “luchar”, simplemente hacemos nuestro trabajo y empoderamos desde nuestro hogar la igualdad de capacidad?, ¿qué pasaría si desde nuestro hogar, desde nuestra función de madres, hijas, hermanas, jefas, tías, sobrinas, primas, amigas, etc… viéramos al hombre como capaz sin querer ganarle un lugar?, ¿no sería esa la receta secreta para verdaderamente tener una equidad de género?

 

Así es que ahí te va la Receta Secreta para la equidad de género:

 

¡Sé tú igualitaria con todos los géneros! ¿Quieres respeto a tu género?, siembra entonces respeto a todos los géneros, sé tú respetuosa con tu género y con el de los demás, viendo a todos los seres humanos como enormes, capaces, poderosos y llenos de Luz, ya que todos somos indispensables y mientras más nos respetemos, más respeto generaremos y entonces, no vamos a requerir más luchas por una equidad de género.

Share Button
Otros Artiículos