Ser Wabi-Sabi


Share Button

A lo largo de estas semanas he escrito y han leído a cerca de varios temas que poco a poco crean libertad y paz en nuestras vidas.  Sin embargo, noté con un dejo de intranquilidad, que hay infinidad de temas de los cuales hablar. ¡Nunca voy a terminar de transmitir todo lo que me ha empoderado a transformar mi vida, porque siempre hay un nivel nuevo al cual llegar! Por tal motivo, me decidí a escribir sobre la completitud, de cómo es que alguien puede sentirse completo o satisfecho por algo o con algo. Noté que no tiene que ver con todo lo que tengamos o no, hagamos o no, simplemente viene a través de una conexión con nosotros mismos, con los demás y con el universo. Saber que toda la vida estamos buscando ser mejores, diferentes, tener más, ser perfectos, hacer el bien, deber ser, de no fracasar, controlarlo todo, etcétera., nos lleva a vivenciar una sensación de insatisfacción y de sentirnos incompletos. ¿No estás cansado de esto? Yo sí, y por ello en este artículo te hablare de una filosofía japonesa que me apoya a conectarme con la completitud y la perfección.

 

¿Alguna vez has escuchado el término Wabi-Sabi? Debido a que como humanos, tenemos una mente que nos esclaviza a los pensamientos que el contexto y el razonamiento nos proporcionan dadas nuestras experiencias, el arte zen a través de prácticas relacionadas con el pensamiento budista; consistentes en dejar atrás todas las ideas y experiencias que hemos aprendido a cerca del mundo a lo largo de nuestra vida; nos otorga la posibilidad de poder verlo tal cual es, con una mente libre de apegos y juicios, teniendo la certeza de que todo parte de la nada y regresa a ella, como en reciclaje.

 

Wabi-Sabi es una filosofía Zen basada en el arte de la impermanencia, es decir, la creencia de que todo se mantiene en constante movimiento; la existencia de la asimetría e imperfección en todo; la vida vista desde el marco donde la belleza en sí misma recae en la admiración de todo lo que nos rodea: naturaleza y vivencias; y donde lo único verdadero es la nada como constante. Es así, que la máxima de esta antigua y hermosa corriente estética es: “Nada es perfecto, nada es permanente y nada está completo”. Lo que nos lleva a simplemente vivir la vida.

 

Cuando yo escuché por primera vez el término Wabi-Sabi, pensé en Hakuna-Matata, y sabes qué, son parecidos, la única diferencia es que el primero es 100% responsable, con ello quiero decir, que no es el simple hecho de vivir la vida como nos dé la gana y sin preocupaciones, sino que requerimos mirar y aprender a vivir, siendo responsables de nuestro contexto, no huyendo, ignorándolo o resignarnos ante él, sino sabiendo que siempre hay algo que hacer al respecto, no para corregirlo, tal vez quizá, para aceptarlo y dejar de resistirlo. Esto sería una gran aportación al universo.

 

Saber que nunca voy a estar completa, nunca voy a ser perfecta y siempre voy a estar en constante transformación, a pesar de que inconscientemente lo sabía, conscientemente fue fuerte para mí asentarlo, dado que me la he pasado toda la vida buscando ser la mejor, no fracasando, haciendo todo a la perfección, etcétera; y no me había dado cuenta de que eso sólo me generaba: no tomarme riesgos en la vida, vivir contenida, tener sentimientos de incompletitud, de que siempre me faltaba algo y de que nada era suficiente, incluso yo. Hoy gracias a esa hermosa verdad, puedo saber que vivir en plenitud el momento siendo responsable, es deliciosamente tranquilizante y liberador. Que cómo me cuesta trabajo, dado que siempre estoy pensando en lo de al rato, en lo de mañana, a veces en lo de ayer y ¡qué horror! no me queda tiempo para lo de “ahora”.

 

Lo mencionado anteriormente puede interpretarse como; vivir con lo que tienes y no es a lo que me refiero, sino a saber que lo que tienes ahora es lo que tienes, y partir de ello. Quiero aclarar que estas oraciones en letra cursiva,  significan cosas completamente distintas: la primera, lleva a la resignación, y la segunda, abre mil posibilidades para la transformación. Vivir sabiendo la segunda, puede ser un buen inicio para continuar construyendo y creando. Por ejemplo, todos los fracasos a lo largo de la vida, son perfectos, ya que gracias a ellos hoy tienes lo que tienes y te otorgan la posibilidad de volver a empezar una y otra vez. Saberse incompleto, imperfecto y no permanente, es libertad de creación, es saber que vives sin pretensiones de ser algo más, que por el hecho de existir eres bello e interesante.

 

Se Wabi-Sabi, sábete completo y atrévete a descubrir lo que hay para ti en este mundo y el regalo que eres para la gente que te rodea, descubre el don que viniste a compartir y trabaja en función de ello. Si partir de la nada te funciona para crearlo todo, entonces hazlo a cada momento. Siempre hay algo más que ganar que qué perder. Y por último, hago un pedimento a la Real Academia de la Lengua Española, para que agregue al diccionario la palabra incompletitud como antónimo de completitud, ya que me la invente en este artículo y considero que es básica para explicar dicha filosofía.

Share Button
Otros Artiículos