Sexo y Menopausia


Share Button

La menopausia es la interrupción definitiva de la menstruación. El climaterio, es entonces, el curso que se extiende desde los cambios fisiológicos que ocurren con la disminución de la producción de hormonas por los ovarios para finalmente llegar a la menopausia.

Una vez que las mujeres alcanzamos el climaterio, la preocupación por nuestro envejecimiento crece. Mucho tiene que ver de que la pérdida de la capacidad reproductiva va a acompañada de una serie de síntomas físicos y emocionales. Por citar los más comunes: Sofocación, dolores de cabeza y sudoración excesiva.

 

La gran duda de la sexualidad post-climaterio

 

Con la llegada de la menopausia, algunas mujeres pierden el deseo sexual y justifican el fin de la menstruación como la pérdida completa de la libido. Algunas utilizan a la menopausia como un “escudo” para dejar de tener relaciones.

Pero por otro lado, otras mujeres experimentan una mejoría sexual notable. El deseo de muchas puede aumentar al finalizar el ciclo menstrual y se sienten más libres, menos responsables. No hay posibilidades de un embarazo y ni un calendario menstrual que seguir.

 

Sea cual fuera el caso, el cuerpo cambia.

 

Hay menos lubricación vaginal, así que hay que ser más cuidadosas a la hora de relacionarse sexualmente porque puede ocasionar infecciones como la vulvovaginitis. Se recomienda el uso de cremas lubricantes o en otro caso, consultar con tu ginecólogo que dependiendo al caso puede recetar un tratamiento hormonal.

Otro cambio que puede producirse es la disminución de grasa en los labios mayores, lo que provoca que la vagina disminuya su tamaño y por ende, sufrir molestias durante el coito. Pero al mismo tiempo, ya que las terminaciones nerviosas están más a borde de la vulva, el orgasmo de la mujer menopaúsica puede muy ser intenso.

Todo depende de la mujer. Algunas deciden suspender su vida sexual, y otras descubren un verdadero renacimiento en la intimidad.

 

 

Consejos para una plena vida sexual post-climaterio:

 

- Para evitar infecciones e incomodidades durante el coito, utiliza lubricantes durante la intimidad.

 

- La terapia hormonal es una gran elección. Siguiendo el tratamiento con tu ginecólogo puedes evitarte síntomas como la poca lubricación vaginal, piel seca, caída de cabello y la sudoración excesiva.

 

- Si se presenta inhibición sexual, pérdida del deseo, dificultad para alcanzar el clímax o falta de orgasmo; una opción es la de acudir con un terapeuta sexual que te dará pautas y técnicas a ti y a tu pareja para disfrutar la sexualidad.

 

- Los cambios hormonales además pueden derivar a una fatiga intensa, irritabilidad, tristeza, poco ánimo, baja autoestima y hasta un inicio de depresión. No dudes en buscar la orientación psiquiátrica en caso de presentar cualquiera de estos síntomas.

Share Button
Otros Artiículos