Transforma tus pensamientos


Share Button

¿Alguna vez te has detenido a notar tus pensamientos? ¿Sabías que todos ellos repercuten sorprendentemente en tus decisiones, tus reacciones, en tu vida? No existen pensamientos grandes o pequeños, débiles o fuertes, todos traen consigo paz o guerra, amor o miedo y con ello efectos negativos y positivos, esto los hace arbitrarios y relevantes, para tu inconsciente todos son reales y empezar a reconocerlos puede ser una herramienta que te apoye a transformarlos y así vivir una vida de abundancia y plenitud.

 

Todo lo que ves, lo que sucede a tu alrededor y se manifiesta en tu vida es el resultado de tus pensamientos, te voy a explicar por qué. Seguramente has escuchado las frases: “lo que piensas es lo que creas” o “creer es crear”… ambas quieren decir, que los pensamientos son la causa de todas nuestras emociones y reacciones conscientes e inconscientes, que crean tu vida cotidiana.

 

Al no ser consciente de tus pensamientos, ni siquiera notas cuántos de ellos son negativos – los que hay que transformar – y traen consigo emociones toxicas que a su vez generan reacciones destructivas para el alma, esto como todo, se vuelven una costumbre que hay que abandonar.

 

Para transformar un pensamiento requieres notar primero tus reacciones automáticas inconscientes, es como ser un observador  de ti mismo, de tus conductas y patrones de comportamiento diario, entre más lo hagas se hará un hábito y te abrirá muchas posibilidades. Es un proceso de múltiples pasos, y el primero es querer transformarlos.

 

Debido a que tus reacciones son automáticas y las has realizado durante toda tu vida, quizá reconocerlas también sea un reto. Una forma simple de saber cuáles son las que hay que transformar, es notar las que te provocan sentimientos o emociones negativas, como: ira, enojo, culpa, miedo, frustración, angustia, etcétera; y una vez que esto suceda  para y mira el evento que las provoca, descríbelo mentalmente y nota los pensamientos que a partir de ello se presentaron en tu mente, si es posible escríbelos en un cuaderno que se convierta en tu “PENSADERO”

 

Escribir los pensamientos, no es para ponerles más atención o analizarlos, sino para plasmarlos y así conocer qué es lo que te hace reaccionar de la forma en que lo haces, para después modificarlos, eligiendo así una reacción distinta. Ejemplo: Te mientan la madre en el peri; los pensamientos que tienes son: ¡%&$&/ naco! ¡Es un imbécil! ¡Analfabeta de mierda! ¡Estoy harto de este país! ¡Pura gente agresiva!; el sentimiento que te provoca es: enojo, ira, frustración; tu reacción automática es: gritarle groserías o regresarle la mentada con una seña o con el clacson…

 

Si fueras consciente de tu reacción, notarias fueron tus pensamientos, porque crees que es contra ti y te defiendes… así que en el momento que sientas la chispa de la ira, enojo o frustración, ¡DETENTE! Mira que sólo fue un evento neutro, la persona que te mentó la madre lo hizo porque tiene asuntos no resueltos en su vida, ¡NO ES PERSONAL!

 

Es muy divertido y creativo crear en tu mente una razón diferente por la cual la persona te mentó la madre, piensa que quizá tiene diarrea y ya está en el tercer retortijón… Crea el espacio para que el enojo disminuya y desaparezca, usa tu sentido del humor, ¡SE CREATIVO, NO REACTIVO!

 

¡ENTRENA, PRACTICA Y SE PACIENTE EN TODOS LOS EVENTOS! después quizá veas las cosas más reales, como pensar que ese “idiota” fue tratado agresivamente por su padre o madre y aprendió a defenderse de esta manera cuando se siente invadido… ELIGE UNA REACCIÓN DIFERENTE eso está en tus manos, quizá no el evento externo, pero si la reacción interna.

 

“De corazón a corazón” por Eunice Franco

@EuniceFrancoL

Share Button
Otros Artiículos