¿Vivir sin miedos o vivir desde la valentía?


Share Button

¿Cuántas veces has querido desaparecer del miedo?

¿Qué te trague la tierra de miedo?

¿Cuántas veces te has querido algo que realmente te importa pero “el miedo te paralizó”?

¿Cuántas veces has dejado de hacer o decir cosas importantes por miedo a algo?

 

¿Qué onda con el miedo? ¿Por qué nos paraliza?

Dicen que la sensación de miedo y emoción en el cuerpo son las mismas, generan los mismos reactores en el cuerpo. Entonces, ¿Qué los distingue? Mmm…

Adivina: Nosotros, sí, nosotros elegimos si es miedo o si es emoción; si le damos poder sobre nosotros o si éste se apodera de nosotros.

Entonces la pregunta sería, ¿Cómo le hago para que no se apodere de mi? y más aún, ¿Cómo le hago cuando ya se apoderó de mi? ¿Cómo le hago cuando quiero ser valiente y no puedo ni respirar, las piernas me tiemblan y estoy literalmente paralizada?

¡AAAHHH!!

¡¿CÓMO LE HAGO?!

 

Mira, la buena noticia ante todo es que no eres la única que se hace estas preguntas. La buena noticia es que es más simple de lo que parece, ojo, no dije fácil, porque si fuera fácil ni siquiera te harías estas preguntas, ¿Cierto?

 

Ok, entonces te cuento ¿Lista?

Mucha gente dice que haría todo lo que le da miedo si no tuviera miedo y esa es la trampa, la valentía no es la ausencia del miedo sino ir por eso que quiero, decir eso que quiero, hacer eso que quiero no importa cuánto miedo tenga, no importa que esté paralizada y que no pueda respirar y no me pueda mover del miedo, hacerlo de todos modos.

 

Así es que ¿Cómo le hago?

Respiro, respirar abre un espacio en mi cuerpo, respiro una, dos, tres veces profundo y me pregunto: ¿Qué es más importante para mi en este momento?

¿Tener miedo o tener eso que quiero, decir eso que quiero, hacer eso que quiero? Pero no te engañes, no hay después y tú lo sabes bien, después no existe, lo hago después porque así se me pasa el miedo… jajaja

Tú sabes que eso no es cierto, que mientras más tiempo pase el miedo crece, y crece, y crece. “Ya no es tan importante” tampoco existe, ¿Lo sabes, no? Eso se llama pretexto para poder hacerlo después, ¿lo captas?

 

Vivir desde la valentía es tomar a mi miedo de la mano y decirle “Vente conmigo, porque en este momento tengo algo más importante que hacer que tener miedo, así es que ven conmigo” e ir hacia lo que quiero no importando cuánto miedo tenga. ¿Qué hay después de eso? Una gran libertad.

 

¿Quieres probarlo? ¿Lista para la receta secreta?

OK, entonces La Receta Secreta es:

 

Esta semana, ve por algo que te da muuuuucho miedo, di algo que te da muuuucho miedo, respira profundo una, dos, tres veces y sigue no importando cuánto miedo tengas y me cuentas cómo te fue, ¿cerrado?

Share Button
Otros Artiículos